[Opinión] Diversidad Cultural: ¿Cómo gestionarla para crear valor empresarial?

Por Yasna Gatica, Manager de Recursos Humanos Cirion Technologies Chile

La Diversidad Cultural es uno de los pilares transformadores para cualquier empresa, ya que permite adaptarse mejor a las necesidades de un conjunto heterogéneo de clientes, partners, colaboradores y entregar servicios y soluciones más completos.

Más de 50 años han transcurrido desde que comenzamos a hablar de la globalización y cómo ésta derribaría todo tipo de fronteras, sentando las bases de la Aldea Global imaginada por McLuhan. Sin embargo, no fue hasta hace poco más de dos décadas que la digitalización y la masificación de internet hicieron desaparecer las barreras geográficas, acercándonos a nuevas culturas y abriendo la puerta a un mundo donde la constante es la diversidad.

Como era de esperar, este nuevo paradigma ha generado un impacto cualitativo en la operación empresarial. De hecho, hoy no es posible pensar la dinámica de una organización sin considerar el valor que genera la gestión de la diversidad.

La diversidad cultural es uno de los pilares transformadores para cualquier empresa, ya que permite adaptarse mejor a las necesidades de un conjunto heterogéneo de clientes, partners y colaboradores y entregar servicios y soluciones más completos y eficaces. Ya lo dijo Myrtha Casanova, fundadora y presidenta del Instituto Europeo para la gestión de la diversidad, quien, basada en sus más de 40 años de experiencia en la materia, comentó que “son los equipos diversos en los que se fomenta la inclusión los responsables de toda la innovación”.

Pero, la pregunta fundamental es, ¿cómo gestionar la diversidad cultural para alcanzar resultados concretos en el ámbito empresarial, especialmente en una región tan heterogénea como América Latina?

Para ello se debe entender que sólo los equipos de personas bien integradas entre sí generan la innovación y creatividad necesaria para garantizar la supervivencia y el crecimiento de nuestras compañías en mercados cada vez más complejos.

Por lo tanto, la diversidad por sí sola, entendida como la reunión de personas con diversas culturas, idiosincrasias, credos, o formas de entender el mundo, no es suficiente, si no que todas deben relacionarse, coexistir y colaborar en ambientes que promuevan una inclusión efectiva.

En una organización, siempre existirán personas que contarán con las competencias y habilidades adecuadas para realizar una tarea específica, y este criterio debe ser el único a considerar en la toma de decisiones, evitando cualquier forma de discriminación, ya sea por género, orientación, nacionalidad, creencias o edad, entre otros. El foco debe colocarse en los valores, actitud, conocimientos, experiencias y capacidades que aporten los colaboradores al equipo, ya que es en estos aspectos donde reside el valor que aportan verdaderamente a la organización.

En la nueva realidad que nos trajo la pandemia, aquella donde las tecnologías de colaboración y comunicación han superado cualquier barrera geográfica, la diversidad cultural ofrece una gran oportunidad para el éxito de las organizaciones, , mejorando su reputación, convirtiéndolas en un empleador atractivo para las personas con talento, promoviendo la motivación y la creatividad , la innovación y eficiencia del personal, fortaleciendo la cultura empresarial, haciéndola más flexible, capaz de adaptarse a las cambiantes necesidades de las personas y mercados.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *