El cáncer sin metáforas

Esta enfermedad, a poco andar, trae consigo cientos de interrogantes que en lo inmediato no tienen respuestas. Por ello, abordar el cáncer desde una perspectiva multidisciplinar y comprensiva es uno de los esfuerzos continuos de las terapias y tratamientos en la actualidad. María Paz Marín, psicóloga oncóloga de Clínica Ciudad del Mar, sostiene que si bien es difícil abordar este tema, siempre es recomendable el diálogo.

          Por Francisca Barrera T.

         Hablar de esta enfermedad es todo un desafío, pues implica emociones intensas para los pacientes y sus familias. Cuando se hace referencia a esta enfermedad, la mayoría de las personas lo hacen con sentimientos asociados a la pena, muerte y lástima, pues pese a toda la información disponible, aún hay aspectos que como sociedad no se resuelven, como el dolor.

“El cáncer transforma la mirada del otro y por momentos evitamos ir más allá para no caer en la incomodidad y el morbo de preguntar qué se siente o si uno se va a morir”, manifiesta la psicóloga oncóloga de Clínica Ciudad del Mar, María Paz Marín.

El primer impacto emocional que desencadena el ser diagnosticado con esta enfermedad siempre es difícil, ya que abarca las dimensiones más íntimas del paciente y que indudablemente se ven alteradas. En este sentido, el aspecto psicológico, laboral social y espiritual, además de la salud y la familia se ven expuestos a la enfermedad misma. “La realidad se desequilibra y los planes en todo sentido cambian; se replantean las posibilidades y prioridades, por lo que es necesario que los pacientes cuenten con una red de apoyo integral”, manifiesta la psicóloga oncóloga.

 

Red de apoyo: lo médico y lo familiar

En el proceso que significa el desarrollo del cáncer, donde se van tratando los aspectos médicos y físicos, también debe haber un especial cuidado por la enfermedad, pero desde la arista emocional y personal de cada paciente. “Las orientaciones van dirigidas a una psico – educación respecto a la patología, los cuidados y síntomas asociados, así como también ir desmitificando ciertos aspectos que lleva consigo el cáncer”, recuerda María Paz Marín.

En la fase de diagnóstico, por ejemplo, se explora en la experiencia personal, comunicando al paciente todo lo relativo a la transformación que comenzará a vivir su cuerpo con las terapias. La de esto es ir preparándolos ―sesión a sesión― para los cambios, consiguiendo en la mayoría de los casos una buena adherencia al tratamiento.

“La incertidumbre de qué pasara en el futuro próximo genera mucha angustia tanto en ellos como en su círculo más cercano, es por eso que la ayuda que reciban debe canalizar sus emociones, centrándolos en vivir su presente, acogiendo sus silencios, sin imponer creencias o juicios”, explica la psicóloga oncóloga de Clínica Ciudad del Mar.

Respecto al rol de la familia, hay que recordar que la noticia de la enfermedad siempre es significativa, para bien o para mal. Hay quienes viven el proceso de manera positiva, donde hay mayor unión, acercamiento y conocimiento de la patología; mientras que hay quienes presentan dificultades para afrontar el diagnóstico y todo lo que ello conlleva.

En este ámbito, la psicooncología busca facilitar la manera de afrontar los cambios que deja el tratamiento en la imagen externa del paciente. “La caída del pelo, por ejemplo, es mucho mejor tolerada por los hombres; en ellas, en cambio, es un tema que tiene que ver la femineidad misma, por lo que con frecuencia se conversa en las sesiones como enfrentar este periodo”, comenta la psicóloga.

 

Consejos

Si bien el cáncer es difícil de afrontar para todos los involucrados, es importante tener en cuenta una serie aspectos para quienes viven esta realidad. Así, María Paz Marín, entrega una serie de recomendaciones para dar contención a quienes padecen esta enfermedad:

  • Escuchar a la persona, tomando en cuenta los sentimientos que manifiesta
  • Evitar subestimar, juzgar y/o tratar de cambiar la manera en la que cada paciente se siente o actúa respecto a la enfermedad
  • Hacerle saber a la otra persona que cuenta con uno, de modo de fortalecer el vínculo de confianza
  • Recordar que es normal tener miedo, pero no dejarse vencer por él

Clínica Ciudad del Mar cuenta con un equipo integral de oncología que ayuda a los pacientes en todo el proceso de la enfermedad y donde los psicooncólogos juegan un papel fundamental, pues están presentes en todo el proceso de reconocimiento, aceptación e incertidumbre y donde, además, se trata cada caso de manera individual, pues cada caso es único y distinto, con tiempos acordes al paciente.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *