Revelan impacto de la Mega sequía en la Región de Valparaíso

Reporte de Esval explica el estado actual de los embalses de la zona debido al déficit de más del 75% de agua caída y de casi el 100% en nieve acumulada durante 2021.

El ejemplo más dramático es el del embalse Peñuelas, que hasta hace unos años era la principal reserva de agua para el Gran Valparaíso y hoy está prácticamente seco, reducido a una pequeña laguna. Su volumen alcanza apenas 170.000 metros cúbicos (con una capacidad total de 95 millones), lo que representa un 0,2% de acumulación.

“Hace sólo unos días, un informe de la ONU daba cuenta de que la desertificación está avanzando con rapidez hacia la Región de Valparaíso. Estamos enfrentando la peor sequía de nuestra historia, con un déficit hídrico que se extiende por más de trece años, y el invierno pasado apenas llovió tres días. Esta compleja situación ha impactado en el volumen de agua embalsada, en especial en aquellos acuíferos que no tienen ríos o canales aportantes, como el caso de Peñuelas”, dijo el gerente regional de Esval, Alejandro Salas.

El ejecutivo agregó que “gracias al esfuerzo de nuestro equipo, además de las autoridades, regantes y agricultores, en obras de seguridad hídrica como la conducción reversible Los Aromos-Concón, en la que invertimos más de $28.000 millones, podemos respaldar el consumo humano para toda nuestra zona por la presente temporada. Seguimos trabajando en proyectos para robustecer nuestras fuentes y sistemas productivos, no obstante, el escenario sigue siendo muy delicado y necesitamos de la colaboración de todos para enfrentar esta crítica sequía”.

Asimismo, Salas reiteró el llamado a la comunidad al uso racional del recurso hídrico. “Todas las proyecciones indican que el próximo invierno debería mantenerse la tendencia de los últimos años, con escasas precipitaciones. Por ello, necesitamos cuidar el agua y utilizarla en forma responsable y moderada, sobre todo en este periodo estival, ya que no nos sobra una sola gota”.

Los Aromos y Tranque La Luz

La recarga del embalse Los Aromos a través de la conducción reversible ejecutada por Esval, permitió superar la meta de 22 millones de metros cúbicos en noviembre pasado. Gracias a ello, esta reserva se mantiene con un 46% de acumulación (sobre 16 millones de metros cúbicos), garantizando el suministro para más de un millón de habitantes del Gran Valparaíso, el Litoral Norte y La Ligua.

En el caso del Tranque La Luz -que permite abastecer a más de 15 mil hogares de Placilla y Curauma-, su volumen alcanza el 61% (poco más de 3,3 millones de metros cúbicos).

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Apuestas Deportivas