Alcalde Viñambres decreta 3 días de duelo comunal por sensible fallecimiento de concejal Heriberto Neira Robles

Heriberto Neira Robles

         Los restos del edil de la comuna de Quilpué están siendo velados en la Capilla Sagrada Familia, ubicada en el sector de Colinas de Oro.

           Profundo pesar reina en la ciudad de Quilpué, tras el fallecimiento del querido concejal de la comuna, Heriberto Neira Robles, quien falleciera la mañana de hoy a los 76 años de edad, recordando que este ejemplar ciudadano de la comuna  mantenía un delicado estado de salud a la fecha.

          Los restos del querido concejal de Quilpué fueron trasladados hasta la Capilla Sagrada Familia, ubicada en la calle Esmeralda, en el sector de Colinas de Oro, lugar donde serán velados durante el día de hoy y mañana.

         Tras conocerse la triste noticia, el alcalde Mauricio Viñambres decretó 3 días de duelo comunal, en donde las banderas de las unidades municipales estarán a media asta, como una señal de respeto, dolor y solidaridad con la familia del concejal Neira.

Una vida ligada al servicio público

          Don Heriberto Neira Robles dedicó su vida al servicio público, en donde destacó su trabajo en la Armada, así como también, en la Cámara de Comercio, la Sociedad Comercial Colectivos de Quilpué y la Cooperativa de Viviendas y Servicios Habitacionales de Colinas de Oro.

          A esto se suma su trabajo como Concejal de Quilpué, puesto que ocupó por 22 años, siendo presidente de la Comisión de Finanzas del Concejo Municipal de Quilpué y que pese a su delicado estado de salud, continuó cumpliendo con sus labores como edil, concurriendo a las sesiones de Concejos y respectivas comisiones cuando su salud se lo permitía.

          Un hombre honesto, sencillo, preocupado de los demás, son algunos de los atributos que la gente resaltó durante toda la vida de Heriberto Neira, quien junto con desarrollar una impecable carrera al servicio de la comunidad, mantuvo una estrecha relación con su familia y amigos,  siendo una persona que nunca pasó desapercibido entre los barrios de Quilpué y Belloto.

          Es así como Heriberto Neira Robles deja un legado de enorme cariño entre sus familiares, así como también, entre sus colegas y amigos al interior de la Municipalidad de Quilpué, quienes agradecieron el enorme trabajo que este desarrolló por la comuna y su gente.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *