ASIVA presenta décima novena edición del Índice de Confianza Empresarial de la Región de Valparaíso.

Entre los meses de junio y septiembre, el ICE Valparaíso presenta una percepción empresarial «moderadamente pesimista», con retrocesos en los sectores Comercio, Servicios Empresariales y Construcción.

La Asociación de Empresas Región de Valparaíso –ASIVA dio a conocer el resultado del estudio “Índice de Confianza Empresarial de la Región de Valparaíso (ICE Valparaíso)”, el cual arrojó que, durante el tercer trimestre del 2022, el indicador retrocedió -un nivel-, ubicándose en un escenario «moderadamente pesimista» respecto del último informe realizado en junio de 2022.

Los sectores Comercio, Servicios Empresariales y Construcción presentaron retrocesos en el nivel de confianza, mientras que los sectores Transporte e Industria aumentaron su nivel de confianza para el periodo analizado.

En cuanto a las percepciones respecto del “nivel de inventarios”, la “situación de la economía”, el “número de trabajadores a contratar”, la “demanda nacional” y la “situación del negocio” disminuyeron sus niveles de confianza, mientras que la percepción sobre el “precio de los insumos” mantuvo su nivel respecto de junio de 2022.

De acuerdo a los resultados obtenidos para este tercer trimestre del año, el presidente de ASIVA Gerald Pugh indicó que una percepción moderadamente pesimista de la confianza empresarial es una reacción frente a la incertidumbre y la poca claridad que existe en el sector económico, sobre todo, en sectores que movilizan gran parte de PIB regional como son Comercio, Servicios Empresariales y Construcción. “Esperamos que en el último trimestre del año 2022 la percepción empresarial sea más favorable y dé una señal de avance, considerando que a nivel regional se está trabajando para amortiguar el impacto económico que está afectado a todo el país”, puntualizó la autoridad gremial.

Gran incertidumbre frente al escenario actual

El Director de la Escuela de Negocios Internacionales de la Universidad de Valparaíso, Lisardo Gómez, señaló que el panorama económico regional y nacional empeoró este último trimestre, a pesar de las cifras positivas que arrojó septiembre – que por razones culturales tiene un buen nivel de actividad-, la caída de la actividad producida en agosto, en especial en el consumo, provocaron una mirada muy negativa en los sectores Comercio, Servicios Empresariales y Construcción.

En cambio, la percepción mejora en porcentaje en los sectores transporte e Industria, quizás pensando en un aumento de actividad hacia fin de año en el comercio nacional e internacional.

En ese sentido, el académico reconoció que “la incertidumbre sigue provocando volatilidad hacia el alza en el precio de los commodities, en el tipo de cambio, con la consiguiente presión sobre los precios influidos especialmente por el precio del petróleo y del dólar”. Por otro lado, “la caída en la demanda interna y en la inversión influenciada por la restricción monetaria para combatir la inflación, no permiten tener una mejor mirada de lo que vendrá. Disrupciones de la cadena logística internacional, fuerte presión inflacionaria internacional, incapacidad para generar más empleo productivo, incertidumbre política social a nivel interno aún sostienen un panorama bastante sombrío para apostar por mejores condiciones”, advirtió.

Finalmente, insistió en que el panorama a nivel global está aún muy influenciado por la guerra entre Rusia y Ucrania, la relación de China y EE.UU. con efectos restrictivos de todo orden en el mundo entero.

Sobre el estudio

El Índice de Confianza Empresarial es elaborado por la Asociación de Empresa Región de Valparaíso -ASIVA con apoyo de la Universidad de Valparaíso (UV), a partir de un convenio firmado entre SOFOFA y el Centro de Estudios de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo (UDD). 

Tiene unaperiodicidad trimestral que permite evaluar de manera permanente el estado de la confianza empresarial a nivel local. Dentro de los factores evaluados, se considera la demanda nacional, el nivel de inventario, la proyección del negocio, los insumos, los trabajadores, entre otros.

Además, se consideran los sectores de Transporte, Comercio, servicios empresariales, Construcción e Industria.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *