Implementarán proyecto de huertos comunitarios en colegio de Valparaíso para estudiantes con TEA

Estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) llevarán a cabo el piloto del proyecto “Gestión y control de huertos comunitarios mediante métodos tecnológicos” en el Colegio Altavida de Placilla, en Valparaíso, centro de aprendizaje para estudiantes con Trastorno de Espectro Autista (TEA). Lo anterior, con el fin de implementar tecnologías eficientes para el huerto que el establecimiento ha creado como método de acercar el cuidado medioambiental a sus estudiantes.

La ejecución del proyecto, que se da en el marco de la adjudicación que otorgó la Dirección General de Vinculación con el Medio (DGVM) de la UPLA a estudiantes y académicos/as para levantar iniciativas de innovación social, contempla crear una APP móvil/web para monitorear plantaciones presentes en huertos.

Esta aplicación incluirá sensores de temperatura, humedad, luz y flujo de agua, además de una guía con el objetivo de lograr las condiciones óptimas para cada hortaliza. El proyecto será implementado en distintos huertos de la zona, de forma escalonada, para crear una red de huertos comunitarios en Valparaíso.

Daniela Moya, socióloga UPLA y profesional de Altavida, indicó que “la llegada de este proyecto nos ayuda a enriquecer mucho más nuestro huerto. Lo más probable es que tengamos mucha ayuda o más recursos para poder ir desarrollando el huerto que antes no teníamos, desde un punto de vista tecnológico, de redes comunitarias, que es súper importante e innovador, y también la incorporación de los estudiantes a todo el trabajo que se desarrolla en torno al proyecto del huerto”.

Además, relevó la importancia de que actividades como esta se realicen con menores con discapacidad cognitiva. “Hay mucho desconocimiento en esa área y nosotros siempre, como decimos, evangelizamos un poco con respecto a eso. Damos a conocer que el apoyo visual es súper importante para las personas con autismo, que las actividades concretas también son súper importantes. Entonces, la idea es que la gente, al ver este piloto, se entusiasme y le haga sentido que en el fondo las barreras son sociales y no son individuales”, sostuvo.

Por su parte, la estudiante y directora del proyecto Karla Inostroza, se refirió a la importancia de la participación de menores con TEA en el proyecto de huertos, ligado al cuidado del medioambiente. “Estamos conscientes de que hay diferentes niveles de TEA y que, por lo tanto, la aceptación es distinta, pero a la vez estos niños son súper fuertes en esa área a la vez. Por eso consideramos que es súper importante reforzarla y ese es básicamente nuestro objetivo cuando pensamos en esta propuesta, ya que la inclusión es uno de los principales sellos de la UPLA”.

Cabe destacar que el Colegio Altavida de Placilla ya mantenía un convenio de colaboración con la universidad, el que permite que estudiantes de distintas carreras puedan ejercer sus prácticas profesionales en el establecimiento.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *