La tecnología llegó al fútbol para quedarse

Imagen: El País

Lejos quedan los tiempos de barro, bigotes y botas negras. El fútbol, como cualquier otro ámbito, sigue su proceso de modernización y globalización. Ojo de Halcón y VAR no son las únicas novedades, la renovación es total y busca brindar al espectador una experiencia más enriquecedora pero quizá perdiendo la esencia del propio deporte.

Porque esta revolución tecnológica, como ya hemos dicho, no solo influye en el desarrollo del juego, que ya se ha visto bastante afectado, sino que toda la industria del fútbol está experimentando una modernización que incluso en ocasiones no está sabiendo soportar o no está siendo bien recibida por los aficionados.

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase de “Odio eterno al fútbol moderno”? El debate está servido y muchos son los reacios a este tipo de implementación tecnológica en el deporte. Actualmente está todo monitorizado y registrado, cada vez son menos los factores que se dejan al azar e, incluso, la línea de negocio ha cambiado bastante, hasta el punto en el que la apuesta al fútbol se ha convertido en un negocio vital.

Por ejemplo, la tecnología de Betway en las apuestas brinda a los usuarios una posibilidad enorme de acertar con sus pronósticos, toda la información al detalle y el seguimiento de los eventos deportivos en streaming al servicio de los jugadores. No solo eso, este Big Data futbolístico también lo aprovechan muchos más individuos, desde empresas para mejorar sus productos hasta el propio sector tecnológico para seguir desarrollando herramientas para un nicho de mercado que apenas se había explotado anteriormente.

Otra de las novedades significativas son las que se dirigen a la tecnificación y profesionalización de los procesos dentro de los propios clubes. A día de hoy, hasta en las categorías más inferiores podemos encontrar equipos que monitorizan al 100% el rendimiento de sus jugadores, analizan a los rivales y estudian nuevas técnicas y tácticas a partir de la tecnología ¿Alguien se imagina al mítico Fernando Riera con este tipo de herramientas? Pues probablemente no lo vivió, pero en pleno siglo XXI lo utilizaría y exprimiría aún más si cabe a los jugadores de La Roja. Quizá ese tercer lugar de 1962 se habría convertido en un título… ¡Hagan sus apuestas en Betway!

Otro tipo de tecnología implementada en el mundo del fútbol afecta también a gran escala, estadios, clubes, ligas, competiciones, federaciones, arbitraje… Todos están involucrados en un concepto global que se escapa de lo imaginable hasta el punto en el que la conexión entre dos clubes, uno chileno y otro australiano, puede ser mucho mayor de lo que jamás podríamos haber imaginado. Redes sociales, conferencias, congresos, eventos… Todo suma a la hora de continuar convirtiendo el fútbol en un fenómeno global y cohesionado, prácticamente sin límites.Ahora bien… ¿Hasta qué punto se pierde la esencia del deporte con esta revolución tecnológica? Era evidente que algún día llegaría al deporte y, como cabía esperar, la competitividad es mucho mayor, ahora somos nosotros, los aficionados, los que debemos adaptarnos y disfrutar de esta nueva versión del fútbol que nos brinda la tecnología.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *