¿Solucionado el misterio del por qué se construyeron los “Moai” en Isla de Pascua?

Las imponentes y reflexivas figuras de piedra que se asoman desde las laderas de la Isla de Pascua son el emblema de las enigmáticas personas que una vez prosperaron en un punto de tierra en el medio del Pacífico.

Fuente: Sci-News.com

Los misterios que esconden estas estatuas Moai, ubicadas en el Parque Nacional Rapa Nui, son miles, pero poco a poco parece que están surgiendo respuestas.

Recientes investigaciones han sugerido que la civilización perdida de la Isla de Pascua pudo haber elegido la ubicación de las icónicas estatuas Moai, para indicar dónde estaba disponible el agua dulce.

Carl Lipo, un antropólogo que ha pasado casi 20 años estudiando a la gente de Rapa Nui y su desaparición de la Isla de Pascua, estaba estudiando cómo la población podía sobrevivir con un acceso tan limitado al agua potable. En toda la isla, hay muy poco acceso al agua dulce.  Los manantiales y los arroyos están casi completamente ausentes y hay muy poca lluvia (aproximadamente 48.8 pulgadas por año). Entonces, ¿cómo una civilización de aproximadamente 15,000-20,000 pobladores en su apogeo logró sobrevivir?

Para averiguarlo, Lipo y sus colegas Matt Becker y Tanya Bronson, de la Universidad Estatal de California en Long Beach, realizaron estudios de campo para observar cómo los isleños podrían haber utilizado la descarga de agua subterránea salobre que se desarrolla a lo largo de las costas. El agua salobre es más salada que el agua normal, pero no tan salada como el agua de mar. Algunos testimonios de los exploradores europeos, indicaron que la gente de Rapa Nui bebía agua salobre, pero no se sabían a dónde habían accedido para encontrarla.

La investigación de Lipo, publicada en el “Hydrogeology Journal”, encuentra que los isleños podrían haber sobrevivido bebiendo la descarga de agua subterránea salobre que se acumula en trincheras a lo largo de la costa, o que flota en las aguas costeras de la isla. “Dos estudios de campo indican abundantes ubicaciones de agua salobre pero potable a lo largo de la costa y aunque las fuentes costeras de agua subterránea son de mala calidad, parecen haber sido suficientes para asistir a los pobladores de Rapa Nui y permitirles construir las magníficas estatuas por las que la Isla de Pascua es famosa”, concluye el estudio.

Lo que es más intrigante, sin embargo, es la ubicación de las fuentes de agua y la posición de las estatuas de la Isla de Pascua. Los Moai parecen haber sido colocados en lugares donde había agua potable.

Estas imponentes estatuas, que pueden alcanzar hasta 30 pies de altura, están talladas en cenizas volcánicas comprimidas. En total, hay casi 900 estatuas. Fueron construidas en algún momento entre 1200 y 1600. Después de que los europeos llegaron, en la década de 1700, fueron derribadas, lo que se ha atribuido a una guerra tribal y a un terremoto.

¿Por qué los Rapa Nui construyeron estas estatuas y a qué propósito sirvieron?, es algo que no se entiende completamente. Se piensa que eran símbolos del poder religioso y político, representando a los antiguos ancestros de los polinesios. La mayoría de las estatuas están ubicadas en las costas de la Isla de Pascua. Lipo sugiere que esto podría haberse hecho con fines prácticos.

“Ahora que sabemos más sobre la ubicación del agua dulce, sin embargo, la ubicación de estos monumentos y otras características tiene mucho sentido, ya que están ubicados donde el agua dulce está disponible de inmediato”, dijo en un comunicado.

El equipo ahora tratará de comprender mejor la cercanía de la ubicación de los Moai y la disponibilidad de agua potable. Esto podría proporcionar respuestas sobre uno de los misterios arqueológicos más perdurables del mundo.

Lipo le declaró a Newsweek: “El problema de la disponibilidad de agua, o la falta de ella, a menudo ha sido mencionado por investigadores que trabajan en Rapa Nui, Isla de Pascua. Cuando había claros “pozos”, es decir, agujeros que proveen acceso a agua dulce, se observó que los restos arqueológicos tendían a estar más presentes. Sin embargo, no fue hasta que Becker y Brosnan comenzaron a examinar los detalles de la hidrología que observamos que el acceso al agua dulce y la ubicación de las estatuas estaban tan estrechamente vinculadas.

“Cuanto más mirábamos, más consistentemente veíamos este patrón. Los lugares sin presencia de Moai, no mostraron agua fresca. El patrón fue sorprendente en su consistencia. Incluso cuando encontramos Moai en el interior de la isla, encontramos fuentes cercanas de agua potable. Eso fue una verdadera sorpresa “.

Dijo que la pregunta de por qué estas estatuas se construyeron donde estaban, es uno de los misterios clave de esta civilización. “Se podría pensar que estos enormes monumentos se ubicarían en lugares donde podrían ser visibles para los forasteros, aunque a menudo se les encuentra en lugares que generalmente no son visibles para los forasteros”. Esto, dijo Lipo, no tiene sentido

“Vincular la ubicación de las estatuas con recursos naturales clave nos ofrece la oportunidad de conocer algunas de las razones funcionales por las que las comunidades pasaron por grandes extensiones para establecer monumentos”, dijo. “Precisar sobre la hidrología de Rapa Nui y entender que el agua dulce fue clave en la ubicación de las estatuas Moai ahora nos permite comenzar a generar hipótesis sobre el papel que desempeñaron estas estatuas en la comunidad … Esto puede ayudar a desentrañar el secreto de por qué esta isla cuenta con tantas estatuas “.

La civilización de Rapa Nui se derrumbó después de la llegada de los exploradores europeos. Se cree que las enfermedades extranjeras desempeñaron un papel muy importante en su desaparición, junto con las expediciones de asalto de esclavos en la década de 1860.

Lipo dijo que ahora están “tentativamente cerca” de juntar todas las piezas del rompecabezas de la Isla de Pascua. Entender la hidrología debería proporcionar un paso importante para determinar cómo era la vida de la isla para los Rapa Nui. “Fueron ingeniosos en su capacidad para transformar este lugar remoto y aislado, con naturales notablemente limitados, en un lugar que pudo apoyar a las comunidades de la isla durante al menos cinco siglos”, dijo Lipo. “Lo que hicieron fue una hazaña increíble, pero que ha sido malinterpretada por personas ajenas que hacen suposiciones europeas sobre cómo debería verse la isla”.

“Los antepasados ​​de Rapa Nui fueron realmente sabios, y nuestro trabajo es aprender lo más posible de esta sabiduría”, finaliza Carl Lipo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *