[Columna: Pareceres Varios] Hoy: Época de Festivales

Por Eduardo Salazar.

     En el verano de nuestro país se realizan una infinidad de festivales, en nuestra región hay dos televisados por señales abiertas (Olmué y Viña) y otros por cadenas locales (Concón, Villa Alemana, Limache) . Unos privilegian la competencia de canciones, que da la oportunidad a creadores e intérpretes nacionales de difundir su trabajo autoral, acompañado de un show local y estelares nacionales; otros, solamente se caracterizan por programar artistas chilenos y extranjeros. Habitualmente están organizados por Municipalidades, a través de los departamentos de cultura o eventos, Corporaciones culturales que postulan a fondos concursables del gobierno, como una manera de llevar esparcimiento y recreación en forma gratuita. Sin embargo, éstas iniciativas en muchos casos tienen una serie de falencias en la producción del evento, algunas de ellas son:

– La hora de inicio al parecer está marcada por la televisión (aunque no todos son transmitidos) nunca antes de las diez de la noche, que en muchas veces comienza con retraso, siendo una falta de respeto para el público, que en su mayoría es familiar y que ha llegado una hora antes.

– La dirección artística no hace su pega en beneficio del público, programando verdaderos recitales de cada artista y en desmedro del último, que no es apreciado por todos.

– El sonido es primordial en un evento, falta rigurosidad en el montaje de participantes y artistas del Show, con demoras que no le dan continuidad al espectáculo. Además creen que mientras más intensidad (volumen) tenga, éste es mejor.

– La hora de término se alarga pasadas las dos AM, muchas veces se rellena con números musicales que no están a la altura del evento, con el inconveniente de regresar a casa y la inseguridad que eso conlleva.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *