Con cuentos innovador programa de nutrición de la UPLA modificó hábitos alimenticios de preescolares

Proyecto lo desarrolló  la académica Sofía Coñuecar e involucró a 60 niños de Valparaíso. Se asoció un alimento con el beneficio directo en actividades cotidianas, como jugar más tiempo, crecer y sanar heridas.

Con la creación de cuentos que relatan la función que cada alimento tiene para el cuerpo, Sofía Coñuecar Silva, académica de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), logró modificar hábitos de alimentación saludables en niños de entre 3 y 6 años de la Escuela Especial de Lenguaje San Roque, de Valparaíso.

La académica precisó que el “Programa Educativo Aprendo Nutrición”, se originó en la necesidad de implementar estrategias educativas novedosas, que logren motivar a los preescolares y sus padres y/o apoderados, hacia el aprendizaje y adopción de hábitos de alimentación saludable.

“La idea era tener un diagnóstico alimentario-nutricional de los niños y las familias. Entonces se hizo una evaluación nutricional y, además, se aplicó una encuesta para conocer las preferencias y los hábitos alimentarios de los niños. La malnutrición por exceso era sumamente alta, bordeaba el 50 por ciento aproximadamente en la escuela y, en general, los papás no tenían mucho conocimiento en cuanto a alimentación”, informó la académica, quien detectó alto consumo de snack, golosinas, y alimentos altos en grasas y azúcares.

Metodología

La nutricionista creó el libro de cuentos “Las Aventuras de Flopy”, que consiste en siete historias que narran cómo esta pequeña niñita va venciendo sus aprehensiones con los alimentos, mediante el aprendizaje de la importancia que tienen estos para su salud. A lo anterior, se sumó el Concurso Puntos Saludables, donde podían obtener puntos todos los niños(as) participantes al programa Educativo, que cumplían con los desafíos semanales, de traer una colación según el grupo de alimentos saludables que habían aprendido en la sesión anterior. Las colaciones que formaron parte de este concurso estuvieron basadas en los siguientes alimentos y/o grupos de alimentos: cereales, pan, papas y leguminosas frescas, frutas y verduras, lácteos, leguminosas, huevos, pescados y frutos secos.

Las historias eran muy concretas, y entregaban el mensaje de que, consumir alimentos saludables, ayudaban a tener más energía, a curar sus heridas más rápido y a crecer, entre otras cosas.

La profesional agregó que, a través de estas simples historias, los niños asociaron fácilmente lo positivo que es para sus organismos, ingerir alimentos saludables.

“Para poder llamar la atención del niño, era necesario buscar una estrategia que pudiera centrar su atención. Entonces Pensamos en cuentos, porque el niño es muy imaginativo. Entonces, a través de los cuentos, nosotros los podríamos hacer viajar a este mundo y ser protagonistas del libro, porque se sentían identificados con la Flopy y eso fue muy provechoso”, dijo Sofía Coñuecar.

En cuanto a los resultados, fueron positivos, pues luego de trabajar un año con ellos directamente, los niños y sus padres modificaron sus colaciones y las hicieron más saludables (huevo, frutas, ensaladas y frutos secos, entre otros). Además, se hicieron mediciones y se verificó que quienes participaron en el programa, regularon su peso y crecieron más.

En concreto, a través de esta innovadora metodología, se logró que los niños relacionaran los beneficios de algunos alimentos, con actividades cotidianas de la vida. Por ello, es factible que repliquen la experiencia nuevamente allí o en otros establecimientos educacionales.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *