En Papudo vecinos podan sectores de vegetación combustibles

Tres variables influyen de forma directa en la propagación de los incendios forestales: el tiempo atmosférico (temperatura, humedad relativa y viento), la topografía y la vegetación. De estos factores, la comunidad sólo puede intervenir el último mediante la silvicultura preventiva o manejo de combustibles.

En ese contexto, funcionarios de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) visitaron el sector El Tome de Papudo, para enseñar a los vecinos cómo modificar, ordenar y eliminar la vegetación colindante a sus viviendas, a fin de mitigar la ocurrencia y el daño de posibles incendios forestales.

La inquietud nació de los propios habitantes de la localidad, quienes, además de contactar a profesionales de la institución forestal, destinaron tiempo y esfuerzo físico al trabajo en terreno.

“Aquí hay un riesgo vital, porque no solamente tenemos bosques, sino que también se han generado muchas viviendas. Es un foco de peligro permanente. Por lo tanto, podar, hacer manejo de bosques y aprender a proteger el sector es importante”, explicó la vecina de El Tome y presidenta de la fundación Papudo, Patricia Araya.

En la misma línea, el jefe del grupo de Intervención Social de Conaf, Jorge Lafertt, recalcó que “pudimos apreciar el poco manejo que tiene la vegetación dentro de las propiedades, las cuales se encuentran muy cercanas a las casas. El otro problema que se registra es que en el perímetro de este complejo habitacional, existe un depósito donde se ha estado acumulando bastante cantidad de basura y ella se puede convertir en un foco secundario de mucho peligro en caso de desarrollarse un incendio forestal, debido a su proyección”.

En tanto, la encargada de Educación Ambiental de la corporación, Ana María Parrao, detalló que los vecinos aprendieron técnicas de poda y a evitar el “combustible escalera”, que permite el desplazamiento del fuego desde el pasto a las copas de los árboles, haciendo más difícil el control.

“Aquí, lamentablemente, se puede generar un incendio forestal por el mal uso del fuego o algún descuido: cigarro mal apagado, fogatas y asados. Entonces, tenemos que evitar eso”, advirtió la experta.

Cabe consignar que las comunidades interesadas en coordinar talleres teórico-prácticos de silvicultura preventiva, en predios o juntas vecinales, pueden escribir al correo [email protected] .

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *