[Opinión] La Voz de los animales

Por Valentina Lepe Vásquez, académica de la carrera de Medicina Veterinaria, UNAB sede Viña del Mar.

Proteger, prevenir, diagnosticar y tratar a los animales contra las enfermedades, vale decir, aquellos seres vivos que no tienen voz es la principal misión de un veterinario. Esta profesión asume un concepto integral, de unas, englobando la sanidad animal, salud pública y la sanidad ambiental. Dirigiendo un compromiso ético, el cual debe garantizar la defensa de los animales, siendo su bienestar integral una prioridad.

En Chile durante muchos años hubo silencio, pero iniciativas como la Ley sobre tenencia responsable de mascotas y animales de compañía (2017)—conocida popularmente como «Ley Cholito»— marcó un precedente y se pudo dar voz a los animales de compañía. Asimismo, esta normativa establece obligaciones y derechos a quienes posean mascotas, velar por el bienestar animal, establece control sobre aquellos que estén abandonados, y regula la responsabilidad legal cuando ocurren ataques de mascotas.

Desde la academia hemos podido darnos cuenta de lo desafiantes que han sido para la profesión estos últimos años. Durante la pandemia se han hecho contribuciones vitales en campos como la investigación, desarrollo de vacunas y con ello se ha podido prevenir y reducir la gravedad de enfermedades, llevándonos nuevamente a este enfoque transdisciplinar para mejorar la salud de personas, animales y de nuestro ambiente.

Es importante considerar que los veterinarios no solo cuidan de la salud animal, son profesionales sanitarios. Los veterinarios garantizan la salud pública, trabajando en la prevención de enfermedades zoonóticas como la brucelosis, tuberculosis, leishmaniosis, leptospirosis, rabia o parasitosis, entre otras. Si estas patologías no fueran tratadas acabarían enfermando al ser humano a través de la interacción con las mascotas o con los productos alimenticios derivados.

Al igual que para el ser humano, la medicina veterinaria y todas sus especialidades, son de gran importancia para los animales. Ellos deben estar vacunados y contar con los cuidados necesarios en su alimentación y bienestar emocional.

Lamentablemente una atención veterinaria óptima y oportuna suele ser tan costosa como la atención humana. No existen Isapres o un subsidio de salud para ellos. Debemos considerar también que no se les ha prestado atención a ciertas problemáticas: los perros y gatos abandonados son un indicador de pobreza para un país.

Actualmente en el Congreso hay un proyecto de ley para dar al tutor responsable del animal un permiso laboral en caso de que su mascota se muera. Se ven avances en materias legislativas, pero aún falta mucho por mejorar en Chile, considerando que, para muchos, son un integrante más de la familia, pero bajo la ley un bien inmueble

Se estima que más de la mitad de la población mundial tiene una mascota en casa por lo que no es un tema menor considerar lo planteado. La medicina veterinaria es una profesión de servicio a la sociedad y seguirá en continua adaptación y perfeccionamiento, siendo la voz de quienes no pueden hablar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *