La ruleta y las particularidades que presentan sus variantes

La ruleta ha sido desde hace muchos años una de las formas de entretenimiento más extendidas en la población. Antes se solía practicar en casinos y salones de juego, pero en los tiempos que corren estos hábitos han cambiado, se han digitalizado, aunque se ha intentado mantener la esencia que hizo de esta actividad una de las más populares en el campo del ocio.

Gracias a la consolidación de internet y a la aparición de nuevas tecnologías, actualmente se puede practicar la ruleta online desde cualquier dispositivo inteligente, a distancia y sin importar la ubicación en la que se encuentre el usuario. Además, con dichos avances, se cuenta con la posibilidad de seguir en vivo y en directo la partida y tener más de una variante disponible, como “la relámpago” o de diferentes temáticas.

Ruleta: el origen del juego

El origen del juego de la ruleta se remonta al siglo XVII, con el matemático francés Blaise Pascal como principal ideólogo. Fue él quien diseñó la primera versión con treinta y seis números. Varios historiadores hacen hincapié en que ese primer modelo se inspiró en la Rueda de la Fortuna, mucho más antigua. Así pues, siempre se la ha vinculado con un punto mágico y esotérico y con el mundo del tarot.

Esta práctica se fue extendiendo como un pasatiempo entre círculos de amistades hasta que empezaron a aceptar apuestas, aunque todo cambió años más tarde. En 1842, los hermanos Blanc tomaron el modelo de Pascal y le añadieron un nuevo número, el 0, y lo introdujeron en el Casino de Montecarlo; pasó a conocerse como la ruleta francesa. La siguiente evolución, conocida por todos, fue añadir otro nuevo número, el 00: la ruleta americana había llegado.

A pesar de las diferentes variedades y las particularidades de cada una de ellas, el objetivo del juego sigue siendo claro, predecir el número en el que caerá la bola que gira encima de la ruleta. Las apuestas son de todo tipo: se puede pronosticar a un número concreto, a docenas, a par e impar, a rojo y negro, a mitades; entre muchas opciones más. Dependiendo del porcentaje de riesgo de cada una de ellas, el jugador obtendrá mayor o menor premio en caso de acierto.

Algunas modalidades y sus particularidades

Como se han comentado en los párrafos anteriores, la ruleta francesa y la americana son las más antiguas y, en consecuencia, aquellas con las que los usuarios están más familiarizados. Gracias a la consolidación de internet podemos destacar otras variantes más curiosas y que son muy demandadas en los casinos online. Una de ellas es “la speed” o también conocida como bola rápida, que no cuenta con un croupier y que gira de manera automática con 60 o 100 giros por hora.

Otra de las modalidades curiosas es la ruleta relámpago. En este caso, de manera aleatoria, se selecciona entre uno y cinco números de la suerte y estos reciben unos multiplicadores asociados. También se conoce con el nombre de Quantum y puede dar premios muy suculentos a los usuarios. Tiene una gran acogida en internet pues, aparte de su jugabilidad, suele presentar gráficos y efectos de mucha calidad.

Para finalizar, cabe destacar algunas ruletas temáticas, que no destacan por sus características concretas, sino por su temática. Encontramos la brasileña, la india o la rusa; en la que cada juego tiene una pequeña variación a la tradición francesa o americana. Incluso en algunos salones de juego virtuales se dejan ver referencias al fútbol, para que aquellos amantes al deporte rey se sientan de eso más cómodos pronosticando en qué casilla puede llegar a caer la pequeña bola.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *