Contraloría confirma sumario por proyecto Centro Integral del Adulto Mayor en Quilpué impulsado por anterior administración municipal

Con este pronunciamiento, la Contraloría General de la República ratifica que hubo infracción y confirma el sumario instruido por la alcaldesa de Quilpué, Valeria Melipillan, respecto a los graves problemas detectados en la proyección y ejecución de las obras.

Un proyecto altamente anhelado por la comunidad, en una ciudad donde el 20% de la población está compuesta por adultos mayores. El Centro Integral de Adulto Mayor de Quilpué consistiría en un edificio de tres niveles con una superficie proyectada de 2.842,57 m2, con piscina, gimnasio y un centro recreativo, todo a disposición de los vecinos y vecinas de la comuna.
Con una inversión de 5 mil 349 millones 874 mil 479 pesos (para su construcción y equipamiento), el proyecto fue priorizado por el Consejo Regional a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y el permiso de edificación fue aprobado por la Dirección de Obras de la Municipalidad de Quilpué en septiembre de 2020.
En mayo de 2021 comenzaron las obras en un terreno vecino al Liceo A-39 Guillermo Gronemeyer, dependiente de la Corporación Municipal, y fue precisamente en este punto donde se detectaron los problemas tal y como explicó la alcaldesa de Quilpué, Valeria Melipillan.
«Cuando asumimos la administración municipal en julio el año pasado, la comunidad del Liceo Gronemeyer nos alertó respecto de unas obras que se estaban ejecutando en el terreno del establecimiento educacional. Paralelo a esto, la comunidad educativa puso una denuncia en la Superintendencia de Educación ya que se estaban ejecutando trabajos con grúas de altura y sin las condiciones de seguridad que se requerían al estar dentro del terreno exponiendo a niños y niñas a probables accidentes. Es por eso, que nosotros comenzamos a revisar el proyecto del CIAM, Centro Integral de Adulto Mayor, y fuimos detectando una serie de problemáticas tanto en la seguridad de las obras como problemas más de fondo como que el establecimiento educacional tiene el comodato de todo ese sector el cual no puede ser subdividido para poder realizar otro tipo de obras, o sea, el suelo educacional solo puede utilizarse con fines educacionales. Tras verificar estos problemas la Dirección de Obras Municipales paralizó las obras, principalmente por los riesgos que revestían para la comunidad escolar ya que, como lo dije anteriormente, el terreno está justo al lado del colegio y se trabajaba con maquinaria sumamente invasiva, y paralelo a esto, se instruyó un sumario administrativo y se solicitó a la Contraloría General de la República que emitiera un pronunciamiento sobre la legalidad de que se haya licitado y adjudicado de forma contigua al establecimiento educacional una construcción de estas características. Ahora la Contraloría responde a esta solicitud y confirma que hubo infracción en el proceso de proyección y ejecución de estas obras.»
Efectivamente el documento emitido por la Contraloría General de la República, señala que Dirección de Obras Municipales de Quilpué se ajustó a las normas urbanísticas para la proyección y ejecución de la obra denominada “Construcción Centro Integral del Adulto Mayor”, pero “infringió la condición temporal que afecta al inmueble de utilizarlo sólo para fines educacionales, vulnerando con ello lo previsto en el artículo 8° de la ley N° 19.532, el artículo 138 de su reglamento y la letra c), de la cláusula primera del convenio suscrito entre el MINEDUC y la Municipalidad de Quilpué junto con la Corporación Municipal de Educación, Salud, Cultura y Atención del Menor.”
Además, la Contraloría indica que el municipio deberá remitir a dicha entidad de control, el expediente original del sumario administrativo que fue dispuesto mediante decreto alcaldicio, con el objeto de que “esta Sede Regional continúe con su tramitación.”
Este lunes en dependencias de la Municipalidad de Quilpué, se convocó a dirigentes y voceros de entidades y organizaciones ligadas a las personas mayores de la comuna para informarles respecto al pronunciamiento de Contraloría y las gestiones que se están desarrollando para que la construcción del CIAM se concrete.
En el encuentro que tuvo una alta concurrencia, la alcaldesa Valeria Melipillan indicó que la opción más viable, dado que ya hay cerca de mil millones de pesos invertidos en la primera fase de construcción del edificio, es conseguir el comodato del terreno para continuar las obras, opción que apoyó la mayoría de las personas presentes en la reunión.
Sergio Benavides, presidente Centro de Adulto Mayor Manuel Rodríguez, indicó que quedó “Muy contento y agradecido de la actuación que ha tenido la alcaldesa y sus asesores, especialmente la Oficina de Adulto Mayor que nos provee a nosotros toda la información. Yo lo que agradezco es que ella haya puesto su corazón y su interés en que esto se solucione y nosotros somos los encargados de apoyarla y quien mejor que los presidentes de cada uno de los centros tome una resolución de apoyar a la alcaldesa en lo que ella propone.»
Erika Zambrano Valenzuela, pertenece a la directiva del PRAIS (Programa de Reparación y Atención Integral en Salud y Derechos Humanos) y delegada ante el Consejo Consultivo del Hospital de Quilpué, también manifestó su parecer con el camino propuesto por la alcaldesa.
«Me parece que responde a lo que la alcaldesa cuando ella asumió, lo planteó, que iba a ser un municipio transparente, un Municipio Abierto, y me parece que el camino que tomó no es fácil, pero es el camino más seguro, más honesto con todos nosotros. Quizás no exento de dificultades, de no entendimiento por parte de la comunidad, yo me acuerdo que incluso dentro del PRAIS había gente que decía: “pero cómo, esto no puede ser”, pero cuando se explica así, porque todo esto de llevarlo a la Contraloría me parece genial (..) está clarita la respuesta y me parece que el camino que se tomó es muy correcto, es lo que tiene que hacerse, aunque sea más largo y ojalá nos vaya bien y ese comodato se pueda conseguir»
En la reunión, también se acordó organizar un encuentro con la comunidad escolar del Liceo Guillermo Gronemeyer para conocer su postura al respecto y en conjunto tomar la decisión que más consenso genere por parte de las organizaciones de adultos mayores y del establecimiento educacional.
Respecto a las gestiones para sacar adelante el proyecto, en octubre se materializó una reunión con el ministro de educación, quien manifestó su disposición para buscar una solución. Tras esto, se envió un oficio a la Dirección de Educación Pública y se está a la espera de la respuesta.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *