Terapia Ocupacional para enfermedades reumáticas: Cómo conseguir un autocuidado activo y conservar la energía

 

Por Francisca Barrera T.

 

Claudia Valenzuela, Terapeuta Ocupacional CCdM Dolor, inflamación y rigidez articular, además de fatiga y decaimiento son algunos de los síntomas de esta enfermedad y que a través de la Terapia Ocupacional pueden ser más llevaderos. En este sentido, Claudia Valenzuela, Terapeuta Ocupacional de Clínica Ciudad del Mar, entrega algunas recomendaciones para aquellas actividades de la vida diaria que, en pacientes con artritis reumatoide, dificultan su desenvolvimiento. Un plan de ejercicios que busca educar con prácticos consejos sus movimientos corporales y así disminuir las lesiones y la sobrecarga articular.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad crónica, inflamatoria y sistémica de causa autoinmune, donde nuestro sistema inmune no está trabajando de manera ordenada. No sólo produce una inflamación en las articulaciones, sino que también afecta a órganos vitales, deteriora la calidad de vida, reduce la autonomía y afecta el aspecto físico, psíquico y emocional de la persona.

Aliviar los molestos síntomas, evitando la progresión de las deformaciones propias de la Artritis Reumatoide y el deterioro articular que ésta conlleva, es parte del trabajo y los beneficios que entrega a los pacientes la Terapia Ocupacional y que en Clínica Ciudad del Mar está tomando cada vez más fuerza, debido a la red de apoyo integral que entrega a sus pacientes.

Abordar precozmente las enfermedades autoinmunes es, en la actualidad, una de las prioridades en la atención de los pacientes diagnosticados, y donde la terapia ocupacional ha cumplido un importante papel como tratamiento para aliviar el dolor y recuperar las limitaciones articulares que provoca esta patología.

“Lo importante es escuchar el cuerpo, cuando el dolor de una actividad o ejercicio se amplifica. Aplicar técnicas de ahorro de energía dan la posibilidad de modificar y adaptar nuestro entorno y entrenarnos en el uso de ayudas técnicas que faciliten las actividades diarias”, sostiene Claudia Valenzuela.

Evitar la rigidez

En Chile, son cerca de 80 mil las personas que sufren y conviven a diario con la artritis, enfermedad crónica, degenerativa y altamente invalidante, que afecta principalmente las manos y pies, y siendo las mujeres las más propensas a sufrirla. Por ello es que es importante tomar medidas de ayuda en cuanto se tengan los primeros indicios de la patología. La profesional de Clínica Ciudad del Mar entrega una serie de recomendaciones para hacer más llevadera la artritis:

  • Levantarse y/o moverse cada 15 o 20 minutos cuando se esté usando el computador o leyendo un libro. Esto ya que mantener la misma posición aumenta la rigidez y el dolor corporal.
  • A la hora de realizar la limpieza en el hogar, sentarse para ordenar, doblar o planchar la ropa, utilizando productos que faciliten las tareas.
  • Usar ambas manos, no sólo los dedos, cuando se tenga que levantar o trasladar objetos, sosteniéndolos cerca del cuerpo, sin tensionar los brazos, manos y/o espalda. La misma recomendación para cuando se necesite abrir un frasco.
  • Uso de ortesis o férulas para aliviar tensiones. Esto aporta estabilidad en las articulaciones y ayuda a mantener posturas estables durante la realización de tareas.

Respecto a estas férulas, existen estáticas y dinámicas. Éstas últimas ―también llamadas funcionales― asisten determinados movimientos, facilitando la acción del músculo debilitado y su movilidad articular. Las ortesis dinámicas pueden ser aplicadas de manera continua o permanente y/o en periodos diurnos o nocturnos, exclusivamente.

En cuanto a las ayudas técnicas, la profesional de Clínica Ciudad del Mar explica que todo va a depender de la evaluación integral que se realice, ya que las personas tienen diferentes zonas con inflamación, dolor, deformación y debilidad, por lo que el uso de estas adaptaciones puede ser útiles para algunos pacientes y para otros puede ser contraindicado.

Para el cuidado personal de las personas que han perdido fuerza de prensión en manos, lo importante es realizar estas actividades de manera segura, teniendo especial cuidado en prevenir caídas o accidentes que pueden empeorar el cuadro actual. La terapeuta ocupacional sugiere utilizar alfombras antideslizantes en la tina y/o ducha e instalar accesorios como barras para mantener el equilibrio y facilitar su acceso.

Pida ayuda cuando lo necesite

Durante mucho tiempo esta patología se asoció al envejecimiento, pero con el tiempo y el avance de la ciencia médica se ha ido demostrando que la artritis se puede presentar a cualquier edad. No siempre son los mayores quienes padecen de esta enfermedad, al contrario, puede presentarse a cualquier edad, incluso en niños ―artritis idiopática juvenil―. En el caso de los adultos, la edad de mayor prevalencia es entre los 20 y 45 años, siendo las mujeres las más propensas a desarrollarla.

Es importante recordar que esta patología puede afectar a cualquier persona, por lo que es esencial que exista una red de apoyo para las personas que la padezcan. “Siempre es importante tener presente esta idea, especialmente para llevar a cabo actividades que causen dolor o cansancio, manifestándolo a sus familiares, cuidadores o amigos y así compartir los quehaceres domésticos”, puntualiza Claudia Valenzuela, Terapeuta Ocupacional de Clínica Ciudad de Mar.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *