Seremi de Salud refuerza fiscalización de piscinas y medidas para protegerse del sol y prevenir el cáncer de piel

Un refuerzo a la fiscalización de piscinas de uso público general y restringido realizó la Seremi de Salud, María Graciela Astudillo, junto a los funcionarios de la Oficina Territorial de Viña del Mar para inspeccionar la limpieza, higiene y seguridad de estas instalaciones.    

Por Antonieta Caro, Seremi de Salud Valparaíso.

DSC04866

En la región de Valparaíso, existen 324 piscinas de uso público con autorización Sanitaria las cuales garantizan la calidad del agua, las condiciones sanitarias y de seguridad, a través de sistemas de registros, autocontrol de la desinfección, salvavidas con curso de entrenamiento y primeros auxilios. Dichas condiciones son vigiladas durante los meses de diciembre, enero y febrero por la Autoridad Sanitaria.

“Además de las tomas de muestras de agua residual y bacteriológica, se están fiscalizado las condiciones mínimas que deben tener estos recintos en los baños, camarines, sala de primeros auxilio y por supuesto, las condiciones de seguridad”, señaló la Seremi de Salud, María Graciela Astudillo.

Las piscinas, los camping y balnearios, al igual que otros espacios de uso común, tanto recreacional, como de ejercicio regulado o de competición, presentan diversos requerimientos de construcción, uso y mantenimiento que son imprescindibles para que se conviertan en espacios seguros, tanto a nivel de trabajadores como de usuarios y público en general.

En la fiscalización, la Seremi de Salud detalló que entre los años  2104 y lo que va de este verano 2015 se han realizado alrededor de 2. 000 fiscalizaciones y se han levantado 18 sumarios sanitarios a lo largo de la Región de Valparaíso.

DSC04869

Aun cuando la fiscalización que desarrolla la Autoridad Sanitaria es en piscinas de uso público general y restringido, hizo un llamado al autocuidado a quienes poseen piscinas en sus domicilio a tomar las debidas medidas de prevención como cierre perimetral o cubre piscinas.

 

En la oportunidad, la Seremi de Salud formuló un llamado a la población a extremar los cuidados este verano para protegerse del sol y  entregó recomendaciones para prevenir el cáncer de piel a quienes se encontraban disfrutando de sus vacaciones en las piscinas de la Ciudad Jardín.

DSC04891

María Graciela Astudillo recordó que “la exposición excesiva y/o acumulada de radiación ultravioleta produce efectos dañinos a corto y largo plazo, principalmente en ojos y piel, que van desde quemaduras solares, queratitis actínica y alteraciones de la respuesta inmune, hasta cataratas a nivel ocular y tumores malignos de piel. Para ello es fundamental el uso de bloqueador solar, aunque el día esté nublado, igual se debe proteger la piel descubierta”.

 También informó que frente a la exposición solar existen grupos de personas que son más sensibles que otros. En ese sentido, se dio cuenta que el  cáncer de piel se presenta con mayor frecuencia en personas cuyo color de ojos, cabello y piel son claros. La genética, o antecedentes familiares de melanoma, incrementan el riesgo de desarrollo de cáncer a la piel. Asimismo, la edad de las personas constituye un factor que incide puesto que los cánceres de piel son más comunes después de los 40 años de edad. En el caso de los niños, niñas y adolescentes, reciben tres veces más radiación anual que los adultos, registrándose el mayor grado de exposición (80%), en los primeros 20 a 30 años de vida.

 Recomendaciones para prevenir el cáncer a la piel:

  • Evitar exponerse al sol en las horas de mayor radiación ultravioleta, es decir, entre las 11:00 y las 16:00 horas.
  • Preferir y buscar siempre la sombra de los árboles, toldos o techos.
  • Si no puede evitar la exposición al sol, proteger la piel con ropa de colores oscuros, de trama compacta, idealmente de mangas largas y pantalones largos; preferir el material de poliéster, ya que protege más que el algodón.
  • Al exponerse al sol usar gafas oscuras con protección lateral (debe tener certificación  de protección rayos UV), sombreros de ala ancha o visera de 10 centímetros y uso de sombrilla.
  • En las zonas de la piel que queden expuestas al sol, aplicar un protector solar con factor minino de 30 FPS, a lo menos 20 minutos antes de la exposición, incluyendo labios y contorno de ojos. Esto se debe repetir cada dos horas. Revisar fecha de vencimiento de protectores solares.
  • Ciertos medicamentos aumentan la sensibilidad a la radiación ultravioleta, por lo que es necesario informarse si está con algún tratamiento.
  • Ante una herida que no cicatriza, o una mancha, si aparece un lunar o un bulto que cambia de tamaño o color, que pica o sangra, consulte a un dermatólogo.
  • No exponer a los niños al sol. Los menores de seis meses no deben usar protector solar.
  • Para bebés de más de 6 meses, use un protector solar a prueba de agua diseñado especialmente para niños y niñas. Escoja un protector “de amplio espectro”, lo que significa que protege contra la radiación ultravioleta B y la radiación ultravioleta A. Los protectores solares que contienen óxido de zinc y dióxido de titanio van muy bien para áreas que son especialmente sensibles al sol, como la nariz y los labios.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *